La mia homepage

Los genes y los aminoacidos en alimentacion

Los genes regulan los enlaces de los aminoácidos
Todos somos únicos porque hemos heredado un código genético específico de nuestros padres. El código genético de cada persona determina la secuencia de aminoácidos de cada molécula de proteína como nos indica quemando y gozando  o la dieta de la piña . Una diferencia mínima en la secuencia de aminoácidos conlleva diferencias leves en las proteínas de nuestro cuerpo. Estas diferencias en las proteínas constituyen las diferencias clave de nuestras características físicas y fisiológicas que cada uno de nosotros poseemos. La expresión genética es el proceso mediante el cual las células fabrican las proteínas

La estructura de los genes
Un gen es un segmento de ácido desoxirribonucleico (DNA) que tiene como función hacer de plantilla para la síntesis, o expresión de quemando y gozando , de una proteína en concreto. Para que se lleve a cabo la expresión genética, un gen de DNA debe duplicarse; es decir, hacer una copia idéntica de sí mismo. La duplicación del DNA garantiza que la información genética del gen original sea idéntica a la información genética de la proteína producida. En el proceso de duplicación, el DNA proporciona las instrucciones para construir todas las proteínas del cuerpo.

Los componentes esenciales del DNA son los nucleótidos, que son moléculas compuestas por un grupo fosfato, un azúcar pentosa llamada desoxirribosa, y una base nitrogenada de las cuatro siguientes: adenina (A), guanina (G), citosina (C) o timina (T). Con las moléculas de DNA, estos nucleótidos se enrollan en dos largas cadenas paralelas formando una doble hélice al estilo de quemando y gozando . Ya que los nucleótidos sólo se diferencian en su base nitrogenada, la asombrosa variabilidad del DNA surge de las secuencias precisas de estas cadenas.

Las cadenas de nucleótidos están sujetas las unas a las otras por enlaces de hidrógeno que se unen a sus bases nitrogenadas. Las bases sólo pueden unirse a su base complementaria. La A sólo puede unirse a la T, y la G sólo se une con la C. La complementariedad de las bases hace posible la transferencia de las instrucciones genéticas del DNA a la proteína resultante.

Transcripción y traducción

Las proteínas se fabrican en los ribosomas que se encuentran en el citoplasma de las células. El DNA siempre permanece en el núcleo, por lo que se necesita una molécula especial que copie o transcriba la información del DNA para llevarla al ribosoma al estilo de quemando y gozando mientras leemos sobre la dieta de la piña. Esa es la función del RNA mensajero (ácido ribonucleico mensajero o mRNA). A diferencia del DNA, el RNA es una cadena simple de nucleótidos y sus cuatro bases nitrogenadas son A, G, C y U (uracilo, que sustituye a la timina que se encuentra en el DNA) y contiene la pentosa ribosa en lugar de la desoxirribosa. En el proceso de transcripción, el mRNA copia la información genética de la secuencia base del RNA a su propia secuencia base. Luego, el mRNA se separa del RNA y sale del núcleo, llevándose el mensaje genético a los ribosomas que están en el citoplasma.


Una vez que la información genética llega al ribosoma, la traducción se lleva a cabo; es decir, que el lenguaje de las secuencias de nucleótidos del mRNA se traduce al lenguaje de las secuencias de aminoácidos o proteínas. En los ribosomas, el mRNA se une al RNA ribosómico (rRNA). Esto hace que el RNA de transferencia (tRNA) se una a aminoácidos seleccionados que están disueltos en el citoplasma y los transfiera al ribosoma para que puedan convertirse en proteínas. Los aminoácidos específicos que son transferidos al ribosoma por el tRNA son determinados por la secuencia de aminoácidos presentada por el mRNA segun pasa en la dieta de la piña. Una vez que los aminoácidos estén en el ribosoma, el tRNA desempeña su función que consiste en situar a los aminoácidos en su correcta posición. Cuando se completa la síntesis de una nueva proteína, se libera del ribosoma y puede que sufra otras modificaciones en la célula o que comience su función sin más cambios.

Las secuencias correctas de los aminoácidos determinan tanto la forma como la función de una proteína en concreto. Las anomalías genéticas pueden suceder cuando el DNA contiene