La mia homepage

Buscar apoyo para hacer dieta

Busca apoyo en un grupo o en una persona en donde sientas confianza, sobre  todo busca el apoyo en alguien que sepa lo que estás viviendo, en alguien en  quien tengas la apertura de llamar mientras estás en caída libre entre “hambres” y sin dietas.  La anestesia que cargaba era tan fuerte que yo misma busqué despertar con el  pinchazo de la aguja que perforó mi espalda. Hoy día entiendo que mi tatuaje  fue una profunda e interna expresión de querer vivir.

Quería despertar y estaba  pidiéndole silenciosamente ayuda a mis padres pero no tenía idea de como  hacerlo.  Usamos metodologías inesperadas y peligrosas para salir de lo que sabemos  queremos salir, repito no hagas esto solo.  Yo te ofrezco mi apoyo y profundo conocimiento interno de lo que significa estar atrapado en tan dolorosa montaña rusa. Tuve casi 30 años subida en la  montaña rusa, de los cuales los últimos 10 busqué y aprendí muchas formas  de bajarme.  Finalmente me bajé y despedí con mucho amor y compasión esa etapa de mi  vida y pude comenzar una nueva que consiste en poder ayudar a otros a bajarse para siempre con mucha compasión y amor por sí mismos.  3. Al bajarte de cualquier montaña rusa es natural perder balance y orientación.
 

 Para quitar esa sensación nos recomiendan que respiremos profundo y nos  mantengamos sentados para que el oxígeno llegue de nuevo en buenas  proporciones a nuestro cerebro y volvamos a recuperar cordura.  Tal y como mencioné al principio, salir de este proceso vicioso con la comida,  requiere de cambiar la forma de pensar en extremo futurista y quedarnos más y  más anclados en vivir en el presente. Un segundo a la vez, un paso por vez lo-  grarás poco a poco recuperar tu cordura para que puedas seguir adelante con  criterio y sabiduría. Es precisamente tu propia respiración la que te marcará segundo a segundo la conexión con el presente y con la vida. La respiración será  en los momentos difíciles tu apoyo y el sustituto de la acción de auto medicarte con la comida.  Respiración consciente y conectada:  Desde que te levantes hasta que te acueste, podrás hacer este ejercicio cada vez que quieras comer sin hambre.

Hazlo tal y como un reemplazo de la comida que quisieras comer entre hambres.  Comienza con una respiración profunda donde el aire entre por la nariz y salga  por la nariz.  Inmediatamente, haz cinco respiraciones cortas y cuéntalas con los dedos.  Una vez que hayas terminado de hacer las cinco respiraciones cortas haz una  respiración profunda de nuevo.  Repetirás el mismo proceso cuatro veces más, es decir, al final habrás contado  con tus dedos veinte respiraciones cortas y cinco largas.
 
  Recomiendo hacerlo tantas veces como sea necesario hasta que pase la ansiedad por comer cuando no se tiene hambre.  También utiliza el siguiente ejercicio para saber si tienes hambre de verdad o  no:  Cuando te levantes y estés listo para desayunar haz el ejercicio anterior e  inmediatamente después pregúntale a tu estómago si siente hambre o no, y  pídele que te diga un número entre la escala del 0 al 10, en donde “0” significa  definitivamente sin hambre y “10” definitivamente con mucha mucha hambre.